Datos personales

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Escribo desde siempre. Sin pretensiones intelectuales, ni locas vanidades de reconocimiento. Alentada por la persona que más amé en el mundo, a quien agradezco y humildemente dedico este blog... a mi madre.-

jueves, 1 de mayo de 2014

LA NUEVA VIDA




En medio de las sombras crepusculares y húmedas de la selva,
entre la densa niebla extrañamente tibia que condensa en los troncos y las lianas salvajes,
nubes de esporas suspendidas en el aire buscan su lecho en el enredado suelo.
Zumban los insectos y los monos chillan histéricos al despuntar el día.
La piedra que hasta ayer estaba seca o muerta,
hoy es fuente y origen, manantial de agua fresca.
Una gota aparece en la gruta sombría y con otras encausan su más libre albedrío
y perdiendo su esencia de la débil molécula son caudaloso río, cascada o remolino.
Por debajo, en lo más recóndito del sustrato, en un nido esmeralda de musgos y resacas
una mano invisible, brutal y poderosa se arraiga por impulso vital o divino mandato.
Crece.
Crece sumido en el silencio, rodeado del espanto de soledad silvestre.
Crece, va dejando su huella en este mundo nuevo: su cuna herida, su sombra, su perfume clorofílico y a medida que crece y se alargan sus frondas aprende a convivir con la fiera y el viento, con la lluvia furiosa y con el rayo de luna.


*

8 comentarios:

  1. Lo tuyo me trae a Marosa di Giorgio. Es tangible pero escurridizo, jugando con los elementos. un gusto

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco mucho el comentario porque en esa comparación inmerecida está el elogio. Quisiera yo tener el dominio literario de ella.
    Otra vez gracias.
    Ali.

    ResponderEliminar
  3. Tu texto, me hace acordar a Juana... “Selva; he aquí una palabra húmeda, verde, fresca, rumorosa, profunda. Cuando uno la dice, tiene en seguida la sensación del bosque todo afelpado de musgos, runruneante de píos y de roces, lleno de los quitasoles apretados y movibles de las copas de los arboles, bajo las cuales las siestas ardientes son tan dulces y donde es tan grato, tan grato, tenderse a soñar. ¡Selva! ¡Oh, Dios mío, qué palabra tan alegre y tan fresca! ¡Qué palabra para mí tan llena de reminiscencias!"

    ResponderEliminar
  4. Juana recordaba su juventud, añoraba su libertad de cuando era una "chicuela salvaje", tenía una sensibilidad superlativa que sabía trasmitir con entusiasmo y nos conmovía hasta el alma. Su Selva estaba llena de sonidos, texturas, sabores, perfumes y paisajes, entonces nuestros sentidos rebosaban de selva, de bosque, de vida, de sueños.
    Quien lleve ese nombre "Selva", debe sentir que Juana está muy cerca.
    Muchas gracias por tu lindo comentario.

    ResponderEliminar
  5. Solamente diré BELLO. Un placer leerte después de mucho tiempo. Desde Galicia un beso.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Tiguaz, otro beso para ti desde la pequeña y otoñal Montevideo.

    ResponderEliminar
  7. La vida, sin más. Todo eso, descrito en unas tenues, frugales palabras. Desde el origen hasta la plenitud. Vida, ni más ni menos. Todo descrito, analizado, aprendido y comprendido en un pequeño y, como siempre, bello texto. Genial habilidad la de expresar tanto en pocas palabras.
    Un saludo, Alicia.

    ResponderEliminar
  8. Vida, es eso simplemente; vida que en cualquier instante aparece de la nada y no importa donde, puede ser aquí o en lo más recóndito de otro planeta. Alcanza que algunos elementos se conjuguen para que la milagrosa vida comience a transformar el medio donde surja.
    Saludos, Juan.

    ResponderEliminar