Datos personales

Mi foto
Montevideo, Uruguay
Escribo desde siempre. Sin pretensiones intelectuales, ni locas vanidades de reconocimiento. Alentada por la persona que más amé en el mundo, a quien agradezco y humildemente dedico este blog... a mi madre.-

jueves, 28 de octubre de 2010

SIRENA




En la estrechez del mundo de mis ojos, de par en par abiertos y sin freno, vislumbro que el gigante de los cielos regala su calor sobre mi cuerpo. Yo bailo al son de un loco pensamiento y hago girar mi cuerpo y mis cabellos y a veces pego un salto y me deslizo en el contorno azul de algún recuerdo. Yo canto una canción, la tarareo, más que cantarla yo, sólo la pienso, es una invitación sin argumento, un leve gorgotear, es un lamento.-

Pero cuando la noche me seduce con ramos de coral y madreperla,
emerjo entre las nubes de tinieblas para asirme a la roca plañidera.
Allí quedé dormida entre sollozos rogándole a Neptuno que me diera,
la libertad de andar sobre la tierra y caminar con él por vez primera.
Pero el amanecer llegó a su antojo incendiando el delirio de mis sueños
y se metió en mis ojos como llamas irisando la mitad de mi cuerpo.-

Y vuelvo a sumergirme en lo profundo del abismo rosado de la aurora, vuelvo a bailar, a girar y en un segundo, yo vuelvo a sentirme seductora, con la extraña ilusión que allá, en la arena, él logre adivinar mis pensamientos. Entre las algas rotas o en el viento, guiada por el vuelo de gaviotas, le enviaré mi canto hecho poema, murmuraré en la brisa todo el tiempo y susurraré en su oído dulcemente, mi más cálido canto de sirena.-

2 comentarios:

  1. Alicia...
    Me encantó la sutileza del texto, el salto casi mortal de la noche al día, las algas rotas de viento,el abismo rosado...casi me es posible, adivinar tus pensamientos, simplemente fantástico. Quizás me encadena a tu petición a Neptuno y le pida a Eolo, traslade mis besos a tus mejillas.

    ResponderEliminar
  2. Parece que tu Dios Eolo te escuchó más que mi Neptuno porque tus besos han llegado a mis mejillas con todo el cariño de tus palabras. Por otro lado Tiguaz, si alguna vez vas a la costa, mira hacia el oeste más lejano y allá en el horizonte, alcanzarás a ver que existe alguien que te aprecia verdaderamente.
    Gracias gan poeta por visitar mis cuentos.-

    ResponderEliminar